La extraña belleza de lo raro

En esta serie me dedico a la pequeñas cosas que nos presenta el azar, honrando su belleza tímida, oculta y efímera.

Precipitados pasamos de largo ante ellas, buscando la mirada arrolladora y sentenciosa, lo convincente, lo cautivador, lo original, en fin: el aplauso seguro de nuestro público.

Como artista me miro en el espejo y me siento un poco culpable. Con fin de al menos obtener una absolución parcial de este pecado capital, os presento aquí este modesto homenaje.
Por supuesto, esta estética no es nueva en el arte, pero siempre surgen nuevas situaciones, cosas,
escenificaciones aleatorias sin excepción, en el rincón más alejado del campo de visión, que creo que merecen nuestra atención.

Es Arte. Tómate tiempo